Loading...

martes, 27 de septiembre de 2011



UN DIENTE DE ISSAC NEWTON FUE SUBASTADO EN 1816 Y OBTUVO EL RECORD GUINESS POR EL VALOR MAS ALTO PAGADO POR UN DIENTE

lunes, 26 de septiembre de 2011

LOS NIÑOS Y JOVENES CON ASMA TIENEN MAS CARIES

Por respirar por la boca, los niños y adolescentes con asma tienen mayor probabilidad de desarrollar caries y gingivitis. Así lo demuestra la tesis doctoral presentada en la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gothenburg de Suecia.

El estudio ha analizado a cuatro grupos compuestos por niños de tres y seis años, adolescentes de entre doce y dieciséis años, y jóvenes de entre dieciocho y veinticuatro años. En general, en todos estos grupos se ha observado una mayor incidencia de caries y gingivitis.

"Los niños con asma tienen mayor tendencia de respirar con la boca. Eso hace que se les seque la boca y que tengan la necesidad de beber y tomar, con más frecuencia, bebidas azucaradas", explica la higienista dental e investigadora del Instituto de Odontología de la Academia Sahlgrenska, Malin Stensson.

Por su parte, en el grupo de los adolescentes los investigadores destacan que "sólo uno de cada veinte asmáticos no tenía caries, una circunstancia que en el caso de los no asmáticos aumentaba a trece". Según Stensson, la "baja secreción de saliva" propiciada por "los medicamentos que toman" podría incrementar la formación de caries.

Por todo ello, y aunque reconocen que el número de participantes es "pequeño", los especialistas recomiendan que "los médicos, los odontólogos y los padres de los niños asmáticas sean consciente de la relación entre asma e higiene oral".

martes, 26 de julio de 2011

 MIEDO AL DENTISTA

El dentista es uno de los especialistas médicos que más temor infunde entre la población. El miedo al dentista puede venir dado por alguna mala experiencia en el pasado, sobre todo de niños. Además, la "rumorología" popular acrecentá aún más este pavor. Hay que tener en cuenta que las técnicas y materiales han evolucionado mucho en los últimos tiempos y lo que antes podía hacer daño ahora es casi indoloro. No olvidemos que es nuestra salud la que está en juego. Cualquier problema que tengamos en la boca se irá agravando y la sintomatología se hará cada vez mayor, hasta convertirse en un problema más serio que empieza a afectar a todo el organismo si seguimos retrasando la visita al dentista.

 Uno de los consejos para perder el miedo a ir al dentista es no hacer caso de las experiencias que nos cuenten familiares y amigos. Cada caso es distinto y por tanto cada paciente deberá ser tratado en función de su problemática. Otra de las cosas que hay que intentar es despreocuparnos de esa cita, intentar controlar los nervios los días previos a la cita con el dentista. Lo único que lograremos será pasar un mal rato y adelantar la angustia que, seguramente, se calmará en cuanto nos atienda el odontólogo.